viernes, 31 de octubre de 2008

El último accidente...

Tengo diez meses y medio, y desde que estoy en casa, con mamá y los tíos, he tenido tres accidentes que me han asustado mucho.

El primero fue en la cama con mamá, era por la mañana, yo estaba en una esquinita y en un volteo me caí al suelo. Menos mal que mamá, previsora, había amontonado como cada noche un montón de almohadas en el suelo. No me hice daño, pero el susto que me llevé fue morrocotudo.

En el segundo accidente sí que me hice daño. Mamá y yo nos acabábamos de bañar (bueno, yo me bañé en mi tina, ella se duchó a mi lado). Cuando acabamos, mamá me dejó jugar en el agua unos minutos más mientras ella se secaba. En un descuido, mientras tenía la toalla sobre la cabeza secándose el pelo, yo me acerqué al borde del barreño, me aupé y me lancé de cabeza al suelo de la ducha... ¡auch! La verdad es que el grito de mamá se escuchó más que el mío, yo no tardé mucho en parar de llorar en sus brazos.

El tercer accidente pasó hace dos días. Jugaba tan tranquilo junto a mamá mientras ella escribía un mail en el despacho. Me acerqué a la estantería de enea donde la tía tiene los botes de cremas y jabones que vende. Primero jugué, con el beneplácito de mamá, a sacar los que estaban más cerca del suelo, y luego intenté alcanzar los que estaban en el segundo estante agarrándome del mueble... ¡pataplum! se me venció encima con todo su contenido. De nuevo el grito de mamá se escuchó mucho más que el mío (bueno, de hecho yo no grité esta vez, estaba demasiado perplejo). Lo bueno es que luego, con todos los botes a mano en el suelo, pude jugar a mis anchas un buen rato antes de que mamá los recogiera.



Una vez que mamá y yo ordenamos todo seguimos charlando a ras del suelo, que es más seguro.

El desayuno del domingo

Tras la fiesta, que terminó tarde (aunque mamá y yo nos fuimos a dormir antes de que acabara, para cuidar un poco a nuestros mocos), la mañana fue de "resaca" griposa. El desayuno riquísimo (manzana con plátano y zumo de naranja), pero poco dialogado, como podréis observar en este vídeo.

La fiesta del sábado

Este fin de semana celebramos en casa el cumpleaños del Don (el abuelo). Hicimos una fiesta grande con toda la familia. Habría sido más divertida si yo no hubiera estado constipado. Pero aún así me gustó estar jugando con todos.

Primero vinieron los primos. Hacía mucho que no veía al Ratón ni a Hector Andrés. Me encantó reencontrarme con ellos. Normalmente, de los primos, a quien más veo es a Marijose; no sólo porque vive cerquita de casa y viene a menudo, sino porque me quedo con ella y con Yayis cada vez que mamá tiene que hacer papeleos. Total, que la novedad fue sin duda el Ratoncillo, que es mi superamigo y me deja tirarle del pelo.



Después de estar un rato en el cuarto, ya socializamos con el resto de la familia en el salón. Tras comer llegó un primo nuevo al que apenas conzco, Lui, que tiene tres meses más que yo. Si no fuera por los mayores, que dejan de hacerme caso A MÍ en exclusiva cuando está él, y que le dan MIS juguetes, yo creo que me caería mejor.



Total, que aguanté la competencia, enfermo, castigándolo con el látigo de mi indiferencia, toda la tarde. Hasta que en la noche ya me cansé y le hice notar mis celos... ¡salió corriendo! (bueno, sentándose). Menos mal, así ya, por fin, la prima Maite jugó un ratito conmigo como siempre... ¡es míaaaaa! ¡solo míaaaaaa! ¡mi tesorooooo!

jueves, 30 de octubre de 2008

El viernes fui al médico.

Llegamos diez minutos antes de tiempo, y tuvimos que esperar en la salita hasta que el doctor terminó de vacunar a otra niña... ¡Fue muy aburrido!

Mañana tranquila...

Hace unos días, en el jardín, aprovechando el sol.
Lo que da de sí un recipiente de plástico con agua dentro ( y porque mamá se cansó antes que yo, si no ahí seguiría...)

miércoles, 29 de octubre de 2008

Seguimos intentándolo...

Ahora en youtube, una vez que definitivamente nos damos por vencidos con el google videos.
Se están subiendo los vídeos, mañana en la mañana, cuando nos despertemos, los compartiremos aquí... ¡tened paciencia!

sábado, 25 de octubre de 2008

¡Nos rendimos!

Son casi las tres de la madrugada y tenemos que dormir para estar potables este fin de semana. Mañana sábado tenemos tres cumpleaños (el Don, la tía Judas, la tía Maru), el domingo otro (la prima Mariana). Además mamá y yo tenemos una gripe de caballo, somos máquinas de mocos y flemas.
Total, que no puedo subir nuevos vídeos hoy (se ha vuelto a romper el google videos). Mañana en la noche, si acabamos con fuerzas, lo intentaremos de nuevo. Si no, hasta el domingo o el lunes. Imaginadnos pasandolo estupendamente a nosotros y a nuestros mocos en todas las fiestas familiares. Así estaremos.

Por cierto, nuevas novedades de mi "situación jurídica". Mamá contaba con poder dar el paso gordo este lunes, pero ha llamado al señor importante que lleva mi "expediente" en ese sitio oficial del que nunca recuerdo el nombre y el señor le ha dicho que posiblemente hasta dentro de dos semanas nada, así que "ajo y agua". Mamá ya no se desespera como al principio con los plazos elásticos, dice que yo le he enseñado a tener paciencia... ¡Qué remedio! (yo creo que ya venía algo aleccionada de España, con los "minutos microsoft" de papá. Pero claro, la verdad es que no tiene comparación....).
Total, que segimos pensando en poder volver a casa por navidad, pero sin echar las campanas al vuelo. Repedimos energía positiva desde el otro lado del charco (¿por veinteava vez en estos meses?).

Un besote! Buen fin de semana!

miércoles, 22 de octubre de 2008

¡Por fin! Termino de contaros la fiesta del sábado

Pues sí, al final mamá pudo subir los vídeos. Aquí os paso tres de la noche, después de cenar.
Normalmente yo, entre ocho y media y nueve y media ya estoy en la cama roncando, pero el sábado, como era fiesta, no pude acostarme hasta pasadas las once, porque todavía seguíamos en Hobbo's Pizza de reventón.

Los tíos mayores se fueron yendo desde tempranito, cuando yo estaba cenando mis Gerber de turno (cuando salimos por ahí, mamá a veces me lleva la papilla casera, pero casi siempre me compra botes de Gerber, que en España se llaman Potitos, para que me entendáis). Por la noche sólo nos quedamos "los jóvenes" (para mí son todos unos viejos, en realidad, la media de edad era de treinta y algo). De niños, sólo estaba yo, lo cual estaba bastante bien, porque se rifaban para estar conmigo haciendo monerías, sobre todo la tía Gaby, que es una de mis favoritas.



Luego llegó la tía Judas con una hamburguesa y la compartió conmigo...



Después de la hamburguesa ya estaba cansado, pero no me quería perder nada de la fiesta, así que no me dormí. Me quedé con mamá en una esquinita jugando con un vaso, mientras los mayores seguían hablando y riendo.



Al final, cuando terminé de romper el vaso, ya me estaba aburriendo. Suerte que los mayores temían que la policía les pusiera la primera multa en la inauguración por estar con la puerta abierta y bebiendo alcohol, y propusieron seguir la marcha en casa de la tía Ana Laura. Allá nos fuimos todos. Mamá nada más llegar me cambió, me dio el biberón y me acostó en la cama de los tíos... Al cabo del rato se me unió el tío Giovanni, que estaba derrotado de tanto trajín todo el día.

No recuerdo cómo llegamos a casa. Mamá dice que, ya de madrugada, al terminarse el festejo, nos llevó la Tía Argelia en su coche... yo ni me enteré. Estaba muerto de cansancio. El domingo me levanté casi a las once ¡nunca me había despertado tan tarde!

¡Nada! ¡Que no hay manera!

El google videos está fallando, así que no he podido subir las últimas grabaciones. Mamá ha intentado el clásico recurso de reiniciar, y también el de desinstalar y volver a instalar el programa... ¡ni modo! Todo el día el ordenador encendido para nada.

Ahora mismo está intentando subir un vídeo desde la misma página de google, pero intuye que tardará la repera, así que ha decidido irse a dormir mientras se carga.

Para que mañana papá (ni los abuelos, tíos, amigos...) se encuentre con el blog sin actualizar, voy a subir algunas fotillos de la inauguración de la pizzería de Ana Laura:


En esta foto está la tía Judas intentando sacarme una foto con su móvil. Yo me lo pasé en grande jugando a ponerme serio cuando ella me apuntaba con la cámara y riéndome cuando ya había sacado la foto.


Aquí están la tía Ana Laura y el tío Giovanni estrenando su superhorno con una pizza deliciosa (¡no sabéis qué calor hace en esa cocina!)


En esta foto está muchos tíos que fueron a la fiesta. De izquierda a derecha Tere, Gaby, Axel, Verónica (también llamada Nuri, también llamada Veroelote), Bety, y el novio de Verónica, que no recuerdo si se llama Víctor o Rubén, pero que era simpático aunque poco hablador.


Y os dejo con un primer plano mío saboreando la pizza... Fue un día de descubrimientos gastronómicos: Pizza, raviolis, lasaña, ensalada y hamburguesa... ¡ñam, ñam!

martes, 21 de octubre de 2008

¡Hola Madre Patria!

El sábado mamá y yo nos fuimos a la inauguración de la pizzería de la tía Laura y el tío Giovanni... Mamá sacó unas cuantas fotos y vídeos, pero esta noche "se rompió" el programa que los sube a internet y no pudo actualizar el blog.
Ahora mismo nos vamos a la calle, ella al juzgado, yo con Yayis y la prima Marijose, así que no nos da tiempo a contaros bien bien todo lo que pasó (fue un día superdivertido).
En lo que volvemos y podemos seguir escribiendo, aquí os dejo un vídeo salutatorio mío con la tía Gaby y el tío Axel.



¡Besos! ¡Hasta la vuelta!

P.D. Tío Fofó: el señor indio que sale a la derecha es el diseñador que te hace los trajes semestrales (a tí y a los políticos de medio mundo)... ¡Qué coincidencia! ¿verdad? Es un encanto.

lunes, 20 de octubre de 2008

Una tarde con mamá...

Mamá ultimamente pasa gran parte del día fuera de casa, de los juzgados a la fiscalía, de la fundación al registro... Yo me quedo con Yayis y la prima Marijose en casa de la tía Meche. Mamá me suele dejar allí por la mañana, tempranito, y me viene a buscar a una hora indeterminada de la tarde, cuando termina de hacer sus cosas de eso que ella llama mi "situación jurídica" cuando está de buenas, o la "burrocracia" cuando está de malas.

Luego, ya juntos, pasa algún tiempo en el despacho, pegada al ordenador. Mamá trabaja, habla, estudia, escribe, lee... en internet. Casi todo lo que hace tiene que ver conmigo; desde subir los vídeos al blog para que papá me vea hasta empollarse el código civil del DF, pasando por charlar con la abuela sobre cómo vestirme según los criterios de la "colorterapia" (que la abuela está aprendiendo) o participar en foros de adopción para resolver sus dudas del proceso con otros padres más adelantados.

Mientras ella está tecleando sobre la mesa, yo normalmente me mantengo jugando a su lado, sobre el suelo. Saco los papeles de la papelera, leo, hago ruido con los sonajeros... No me estoy quieto. Aunque aún no sé gatear, me muevo bastante, sentado o tumbado sobre el suelo. Cuando mamá está concentrada en la pantalla yo juego a avanzar o retroceder uno o dos metros de su lado, hasta que llego a las estanterías o a la pared, y allí me quedo trabado.

Entonces la llamo y me viene a rescatar. No puede sustraerse a la tentación de dejar lo que esté haciendo para estar un ratito conmigo, sólo conmigo. Luego, después de echar unas risas, vuelve a su quehacer internáutico mientras yo sigo entretenido con mis cosas... hasta que todo vuelve a empezar o llega la hora de la cena.

Os dejo aquí tres vídeos que ilustran momentos de una tarde cualquiera como esta que acabo de relataros.







Os quiero!

viernes, 17 de octubre de 2008

A carcajada limpia

Mamá me cuenta que el abuelo le decía a ella de pequeña que no debía de fiarse ni de su padre, y ella me lo repite a mí para que no caiga en sus trampas... ¡lo que pasa es que es mi mamá! Si no confío en ella, ¿en quién podré hacerlo?
Si ella me dice que levante las manos para golpearme la cabeza mientras jugamos, pues yo lo hago las veces que haga falta, sin sospechar nunca que me va a traicionar a media canción de la calabacita para hacerme cosquillas en las piernas.

Nota: (bueno, en realidad yo sé lo que va a pasar cada vez, pero es más divertido así, haciéndose el sorprendido. Lo digo aquí en la intimidad, no compartáis mi indiscreción con ella, que seguro que se desilusiona. Porque es que mamá sí que es inocentona y cree que me engaña de veras... ¡ilusa!)

¡Ya me salieron los paletos de abajo!

Bueno, sólo la puntita, pero mamá dice que ya araño cuando le muerdo la nariz en mis ataques de amor súbito...

¡Ya soy mayor!

Tras los pasos de papá.

Mamá me está preparando para el futuro. Dice que tengo que ponerme las pilas desde chiquitito si quiero heredar los negocios de papá, así que me da revistas empresariales para que vaya aprendiendo.
A mí lo que me cuenta me suena a chino, pero las revistas me encantan... ¡son entretenidísimas!

Comiendo queso fresco.

Según voy creciendo, mi pie, a la hora de la puesta del pijama en la noche, va adquiriendo sabores más intensos, con sutiles variaciones de aroma dependiendo de si he ido calzado durante el día o si ha hecho calor o frío.

Si queréis, os invito a probarlo cualquier noche de estas. Mamá dice que está riquísimo.

Las paredes de mi cama.

En las mañanas, si mamá no tiene que ir a hacer papeleos, me deja jugar un ratito antes de desayunar. Dice que es una pena que la cuna sea de viaje, porque al no tener barrotes no puedo practicar el levantarme solo. A mí no me importa, porque los barrotes no hacen tanto ruido como la red que rodea mi cama. Además, es bien divertido cuando mamá y yo nos tocamos a través ella.

jueves, 16 de octubre de 2008

El mundo, a ras del suelo, es increible.

Mientras mamá trabaja en el despacho, yo investigo el mundo bajo sus piernas. El funcionamiento del zapato, el sonido de la mesa, la textura de la moqueta, el movimiento de las ruedas de su silla... Hasta clavarme completamente en la seductora realidad de la papelera... ¡uauuuuuhhhh! ¿Alguien conoce algo más fascinante?

El saquito de la abuela (en la cuna 2)

Y va mamá y mientras me limpia los mocos le cuenta por el skype a la abuela Marta que me desarropo por las noches. Y va la abuela y le dice que me fabrique un saco de manta con tirantes para que no pueda desarroparme. Y va mamá y de salida de los juzgados me compra una manta. Y en la noche va y la dobla y la cose. Y va y en la boca del saco cose también unas cintitas que pueden atarse. Y va mamá y me introduce en el saco al día siguiente.


Y voy yo y ya no tengo mocos...

¡Qué grande es la abuela!

miércoles, 15 de octubre de 2008

Dormido. Despierto (en la cuna 1)

Con esta expresión duermo todas las noches...


Con este gesto me despierto cada mañana...


... mamá dice que está enamorada de mí.

martes, 14 de octubre de 2008

Cazando una mariposa...

Un día cualquiera, después de despertarme, después de que mamá me cambie el pañal, antes de bajar a la cocina a desayunar, ¡un ratito de juegos en su cama!

Viendo la televisión.

Mamá y yo normalmente nunca encendemos la tele de nuestro cuarto, nos gusta más jugar o ir con el tío Javier a ver cualquier película en su habitación. Hace unos días, sin embargo, estuvimos viendo un programa. Ella sentada en su cama y yo de pie en mi cuna. Cuando pasaba algo interesante, lo comentábamos.

lunes, 13 de octubre de 2008

¡Ñam, ñam!

La hora de la comida no siempre es tan divertida como los domingos... para evitar que me pusiera nervioso, la tía Marisol, que es un crack en cuanto a consejos maternales se refiere (aunque a veces mamá no le haga caso), le dijo a mamá que me diera de comer siempre en el mismo lugar y más o menos a las mismas horas. Mamá siempre que puede cumple con su sugerencia, menos los domingos que hace sol, entonces me deja comer fuera, en el taca-taca, y no siempre es ella la que me da de comer... ¡me encanta la novedad!
Este domingo fue mi amor platónico (la prima Pepita) quien dirigida por las tías me endilgó el potito.

domingo, 12 de octubre de 2008

Mañana dominguera

Ayer hizo un día extremo. En la mañana sol de verano, en la tarde tormentón con inundaciones incluidas. Así es mi país en esta época del año.

Después de desayunar y antes de mi siesta mañanera, aprovechamos para estar un ratito en el jardín aprovechando el calor. Fue bastante divertido.



Después de jugar mamá me preparó el bibe y me tumbó con él en mi cuna. Como tenía sed después de tanto movimiento, hice todo lo posible para no quedarme dormido... pero tardé bien poquito en cerrar los ojos...



y a los cinco minutos ya estaba roncando

De compras.

Ayer fue el cumpleaños de Ale, la vecina, y fuimos a comprarle un regalo al super. A mí me gustaba todo lo que había en las estanterías, pero mamá dice que ya tengo demasiados juguetes, así que no me compró ninguno. No importa, dentro de poco es mi cumple y entonces me tocará a mí.

Una mañana cualquiera

Me gusta que mamá me cambie el pañal por la mañana. Me quita las numerosas capas de ropa con las que duermo y me deja un ratito patalear a gusto mientras charlamos sobre lo que hemos soñado cada uno durante la noche.

Preparando mi cumple.

Dentro de dos meses y dos días es mi primer cumpleaños. No sé si sabréis que aquí en México no puede haber cumpleaños que se precie sin romper la piñata con el palo. La tía Marisol se ha empeñado en enseñarme a darle a la piñata y llevamos ya dos días practicando con un cucharón de cocina y la sevillana de tela donde guarda las bolsas... También me ha enseñado a coger el teléfono, por si un día me llama papá, para que le conteste y le cuente cositas. Este vídeo es de ayer en la mañana, después del desayuno.

Más videos...

Ayer estuve un buen rato jugando en la cuna mientras mamá recogía el cuarto, que estaba algo desastrado (quien la conoce, ya se imagina). Mamá dejó junto a mí el saco de mis "chácharas", del que iba agarrando cosas con las que jugar.

Lo primero fue el globo grande que me regalaron el fin de semana en el cumple del nieto del Doc... A principios de semana era muy divertido porque volaba sobre mi cabeza, atado a mi muñeca. Yo movía la mano y el globo se movía. Creo que el lunes me pasé algo así como dos horas hipnotizado mirando al techo y moviendo la mano. Ahora es mucho más accesible, ya está medio deshinchado, y hace un ruido bárbaro.



También tengo un globo chiquito que es más manejable y también hace mucho ruido...



Después de los globos me dio por la literatura. Los libros son la tercera cosa más interesante del mundo (por delante van los plásticos y los ordenadores) y me encanta jugar con ellos. Mamá dice que seré un lector precoz a este ritmo... pero ya sabéis lo que siempre pasa, esas son sus expectativas, es muy posible que haga como todos los hijos del mundo y la lleve la contraria decidiendo que no me gusta leer una vez que crezca lo suficiente para identificar las letras. Por ahora me conformo con pasar y arrugar las páginas, que es algo entretenidísimo.



Como ayer no hizo mal día, antes de comer mamá y yo salimos un rato al jardín. Me puso una mantita en el suelo para que me sentara en ella, pero aunque todavía no sé gatear ya me muevo con la suficiente soltura como para dejar la manta atrás y avanzar poco a poco hacia donde quiero. La hierba también es algo divertidísimo con lo que jugar. Dice la tía Marisol que no sabe para qué contrata al jardinero si me tiene a mí para cortar el cesped, mamá le responde que contrata al jardinero para que siembre las calvas que yo dejo arrancándolo de raíz... Son unas exageradas, comprobad por vosotros mismos en este vídeo que no es tan grave...



¡Buenas noches a todos! ¡Muchos besos de mamá y míos!


P.D. ¡FELICITADME! Ayer fue la primera noche, en toda mi vida, que dormí de un tirón hasta la mañana... Mamá está contentísima y orgullosísima de mí.

¡Otro beso!

sábado, 11 de octubre de 2008

Enfados...

Papá, el abuelo, las tías... todo el mundo se enfada con razón. Mamá anda ocupadísima entre unas cosas y otras (de aquí a menos de un mes finaliza el primer plazo de eso de "mi situación jurídica" y está viendo por dónde continuar los tiros de abogados, jueces y funcionarios todo el día) y no actualiza mi blog por más que se lo pido.
Por fin hoy entre papá y yo la hemos convencido de que suba al menos un vídeo o foto diario, para que no me olviden los que están en España, y aunque ella protesta porque dice que no es suficiente con mostrar fotos sueltas de cosas pequeñitas de mi vida, ha acordado con nosotros que mejor algo que nada.
Así que aquí van algunos vídeos de hace unos días, la semana pasada, que fuimos a pasar el día con unos amigos a casa de la tía Meche.

Este es de la llegada a casa, cuando aterrizamos por fin en nuestro cuarto. Mamá después de cenar en casa de Meche, mientras ayudaba a recoger la cocina, me dió un trozo de apio para que fuera mordiendo... ¡qué descubrimiento! Nunca antes lo había probado y me encantó, hasta el punto de que no dejé de mordisquearlo feliz mientras salíamos de casa de la tía Meche, mientras veníamos a casa en el coche, mientras mamá me cambiaba el pañal... ¡ñam, ñam!



Después de ponerme cómodo, mamá y yo bajamos a la cocina a cenar algo de fruta con cereal. En la cena me dió tiempo a hacer de todo, como podéis observar en el vídeo siguiente:



Luego de vuelta al cuarto, y mientras mamá retiraba mis trastos de la cuna para que pudiera dormir cómodo, me dejó en su cama con un trozo de plástico (mi juguete favorito)... ¡me lo pasé bomba!



Bueno, a ver si esto dura y mamá sigue subiendo vídeos y fotos con regularidad, aunque sea sin orden cronológico exacto y sin tanto texto explicativo... ¡ya estoy deseando que todo lo "burrocrático" (como lo llama ella) se resuelva pronto y poder ir a España a mostraros mis gracias personalmente!

Os envío un beso gigante. Mamá dice que otro grandísimo de su parte.