domingo, 2 de noviembre de 2008

Halloween (Tiempo de muertos I)

En México, merced a la eterna influencia de Yankilandia, también se celebra el Halloween. Hace dos días fuimos a pedir dulces por las casas del barrio la tía Marisol, mamá, la prima Pepita y yo. ¡Fue muy divertido!

Primero nos disfrazamos. Ni la tía ni mamá quisieron vestirse de diablas, pero la prima sí quiso ponerse un vestido de bruja y a mí mamá me colocó un traje muy calentito de calabaza que unos días antes me había traído el tío Gordo (era de la prima Mariana). ¿a que estamos guapos? Así salimos a la calle.


Recorrimos en algo más de una hora todas las casas de los alrededores, consiguiendo un botín bastante considerable. Cuando arreció el frío, mamá y la tía dijeron que ya era tiempo de volver, porque si no la prima iba a coger una pulmonía (yo, como iba forradísimo, ni me enteraba de la temperatura). La verdad es que en buen momento, porque estaba ya cansadísimo...


Luego, una vez en casa, mamá me dejó jugar con mi botín un rato mientras me preparaba la cena... ¡tenía un buen montón de caramelos!



Después me dio la papilla, y de postre me dejó chuperretear un ratito una de las paletas ¡uuuhhhmm! ¡de-li-cio-sa!

No hay comentarios: